sábado, 24 de abril de 2010

Boluda evasora

Todos tenemos un muerto en el placard. Y algunos tenemos una morgue.

Tras exumar de mi guardarropas a uno de los zombies con los que he salido (que hoy en día debe estar expandiendo una ola de necrofilia por toda la ciudad de Buenos Aires), estoy en condiciones de comentar un par de casos que merecen mención especial en este espacio.

A saber:

La escena toma lugar en un Mc Dollar's, también conocido como "baño público gratuito". La conversación gira en torno a un tema fundamental en la pareja, justo detrás de tener hijos: El sexo oral.

-No, eso si que no. De ninguna forma.
-¿Pero por qué no? Es más, hacemos un intercambio de favores. -Dice el muchacho, empeñado en convencerla a cualquier costo, mientras su libido comienza a entrar en cortocircuito.
-Es que... no sé.... Tengo miedo.
-¿Miedo de que? No es venenoso, eh...
-No, tengo miedo de que me den ganas de fumar...
El chico hace una pausa. Mira extrañado, con la sensación de que el universo ha perdido algo de lógica.
-¿Que te den ganas de fumar...?
-Si, por estimulación oral... Tengo miedo de volver a fumar...

El chico no sabe si insultarla o si nominarla al premio "mejor excusa para evadir una felación 2007". Pero no desespera. Al menos hoy en día se explica el por qué de que esa señorita se baje un atado de Philip Morris por día.

La relación no prospera. Luego de unos meses, la pareja está a punto de separarse. Durante una conversación telefónica (en la que la chica tiene tanto alcohol encima que si se le dá por fumar explota media cuadra), se dá el siguiente diálogo:

-¡Basta, flaca, no me la banco mas!
-¿Ah, si...? jajaja ¿Y qué vas a hacer?
-¡Te dejo! ¡Chau!
-No... no me podés dejar...
-¿Que no? Listo, ya está, ya sos mi ex.
-No, no me podés dejar porque una separación es un acuerdo de dos partes...
Silencio en la línea. El chico se pregunta si su ahora ex novia tomó vodka o líquido para frenos.
-Eh... No... No somos un matrimonio... Chau, que te vaya bien...
-No, no te podés ir porque una separación es un acuerdo de dos partes...
-Bueno, andá llamando a tu abogado hija de...

Lejos de completar esta frase con "hija de Dios", hay una seguidilla de insultos tras la cual la conversación termina.

La relación no.

Pero éso es otro capítulo de boludoteca, y el protagonista, en este caso, sería el chico.

Sean felices.

7 comentarios:

  1. ja ja ja ...

    Fue la excusa más estúpida que escuche en mi vida

    ResponderEliminar
  2. A ver... mas alla de que todos tenemos un muertito en el placard, quien no invento cual primera pelotudez se le ocurrio para no hacer algo????

    cual fue la escusa mas insolita que se le ocurrio?????

    yo con el dolor de cabeza zafe mas de una vez, pero hasta ahi llego mi imaginacion

    besos

    ResponderEliminar
  3. Lo del dolor de cabeza es la boludez más grande que existe para evitar el sexo. De hecho, uno de los mejores remedios contra la jaqueca es un orgasmo...

    Así que búsquense otra excusa, porque les va a salir en contra :D

    ResponderEliminar
  4. igual la excusa más insólita que se me ocurrió fue "El profesor de educación física me tuvo trotando como una hora y media".

    Así que... es verdad, nadie está excento :)

    ResponderEliminar
  5. Lo de la estimulación oral me hace pensar en otra cosa.
    Onda, "¿Querés dejar de fumar? empezá a reemplazar el pucho con esta, hasta que te desacostumbres al cigarrillo."
    Digo, si con los chupetines funciona... Es masomenos la misma metodología.


    Tengo varias fumadoras a quienes visitar me parece.

    ResponderEliminar
  6. Lo que es la desinformacion... volvi a fumar (y es en serio)

    ResponderEliminar